Como todos los que seguís Telequismo bien sabréis si existe en la actualidad una tendencia que no admite discusión ésa es la adopción de la cloud como planteamiento para muchas de las soluciones TIC requeridas por las empresas.

Pues bien como ha ocurrido en tantas otras áreas las soluciones WiFi parecen haber decidido aprovecharse de todo lo que un entorno cloud les puede aportar para unirlo a su portfolio y generar nuevos planteamientos para sus soluciones inalámbricas.

Soluciones WiFi cloud, ¿qué ofrece el mercado?

Meraki y Aerohive pueden considerarse los pioneros de este planteamiento que hace unos años era considerado como disruptivo pero para nada mayoritario.

Si bien estos dos fabricantes fueron los principales promotores de llevar el WiFi a la nube, durante los últimos años se está observando una clara tendencia del resto de competidores hacia ese mismo planteamiento.

Como comentábamos Meraki puede considerarse uno de los pioneros en este tipo de soluciones dado que desde el principio la administración desde la nube fue su planteamiento único para el desarrollo de sus soluciones. Muchos llamaron locos por aquel entonces a estos innovadores que tenían muy clara su apuesta: gestión desde la nube y productos con una estética que no desentonaría en ninguna Apple Store. No estarían tan locos cuando Cisco los compró hace 5 años y el resto de competidores parecen copiar sus pasos...

Aerohive con un planteamiento muy similar al de Meraki también basó gran parte de su estrategia en despliegues basados en la nube sin embargo ha realizado un planteamiento menos extremista en este aspecto permitiendo plantear entornos donde la plataforma de gestión no se aloje en la nube.

Aruba ha decidido realizar una importante apuesta por su solución Aruba Central desde la que ofrece servicios de gestión WiFi basados en la nube con un enfoque muy centrado en la sencillez y la flexibilidad.

Pocos meses antes de que Extreme adquiriera Zebra Wireless este último había desarrollado su propia plataforma de servicios WiFi desde la nube conocida como Azara Cloud. La idea de esta solución es llevar la flexibilidad del software WiNG un paso más allá gracias a las condiciones que la nube ofrece para este tipo de soluciones.

Otro importante player dentro del mercado WiFi, Ruckus, también ha apostado por su solución propia para redes WiFi gestionadas desde la nube con su solución Ruckus Cloud WiFi.

Cambium Networks ha tenido claro desde el principio que la base de sus soluciones WiFi iba a ser la plataforma de gestión cloud cnMaestro (que por cierto comentaremos en breve en Telequismo).

Incluso Ubiquiti ha tenido que rendirse a la evidencia y desarrollar su plataforma de gestión cloud desde la que administrar su solución Unifi.

Todo esto deja bien a las claras que las soluciones WiFi Cloud no son ya algo disruptivo o diferenciador sino una necesidad que el mercado demanda a marchas forzadas y que obliga a los fabricantes a reinventar muchos de sus planteamientos pasados.

¿Cómo funciona una red WiFi cloud?

Uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de analizar las soluciones WiFi cloud es conocer cómo funcionan las mismas.

El 99% de las personas con las que comienzas a tratar acerca de estas soluciones hacen las dos mismas preguntas, ¿todo mi tráfico WiFi tiene que ir a la nube? ¿si me quedo sin conexión a la nube me quedo sin WiFi?

La respuesta a ambas preguntas es la misma, NO.

Para responder a las mismas voy a ir a las bases de las redes WiFi. La arquitectura de una red WLAN se divide principalmente en tres capas:

  • Management y monitorización: es la encargada de gestionar la configuración de los dispositivos y recibir las estadísticas y eventos que puedan ocurrir en la red.
  • Control: se ocupa de llevar a cabo la gestión de los diferentes procesos de gestión de la radiofrecuencia. Para que nos entendamos es la encargada de administrar el funcionamiento del roaming, la seguridad, la calidad de servicio, ACLs,...
  • Datos: esta última capa es la encargada de gestionar la transmisión de los paquetes entre los diferentes elementos de red.

Únicamente el tráfico de la capa de management y monitorización es el que llega a la nube para facilitar la centralización y administración de las tareas antes comentadas. Esto quiere decir que el tráfico de datos no viaja hasta la nube y que por lo tanto en el caso de que pueda darse una caída en la red que no nos permitiera acceder a Internet sólo perderíamos información de gestión, reporting y estadística durante el periodo que los equipos hayan estado indisponibles en ese acceso.

¿Qué aporta una solución WiFi Cloud?

Lo que la nube puede aportar a una red WiFi no difiere mucho de lo que puede aportar en otro tipo de soluciones, pero es interesante analizar en detalle su casuística particular para conocer los principales beneficios que puede ofrecer.

Sencillez de puesta en marcha

Uno de los principales beneficios que la nube ofrece es la posibilidad de que cualquier equipo requiera únicamente de una dirección IP y un acceso a Internet para poder ofrecer un servicio WiFi de garantías. Los APs vienen preconfigurados para acceder a su plataforma de gestión y que desde la misma los administradores puedan provisionar los equipos en un par de sencillos pasos.

Esto evita tener que realizar complejas configuraciones para levantar túneles entre controladora y AP o la necesidad de conectarte manualmente a cada equipo para informarle de la dirección IP de su controladora.

Gestión centralizada

Toda la red va a ser gestionada desde un único punto de gestión lo que permite facilitar el día a día de los administradores de red evitando tener que acceder a diferentes consolas de administración en función de la red a administrar.

Esta funcionalidad se hace especialmente importante para entornos multisede en los que confluyan diferentes tipologías de red.

Escalabilidad

Uno de los principales hándicaps de las redes de arquitectura tradicional es la escalabilidad que las mismas ofrecían. Llegado a un cierto punto se hacía necesario realizar una inversión (normalmente importante) en unos sistemas centrales que pudieran gestionar el crecimiento requerido.

En este caso las plataformas cloud no presentan limitaciones de crecimiento evitando encontrarnos antes ese tipo de situaciones que reflejábamos antes.

Firmware siempre al día

Uno de los caballos de batalla para cualquier administrador de red es el tener al día su red en términos de versiones de firmware y/o parches necesarios. Con las soluciones basadas en la nube estas tareas se realizan de manera automática y transparente para el usuario permitiendo asegurar que siempre se va a disponer de una red totalmente al día.

Además esta filosofía obliga a los fabricantes a tener muy testadas todas las funcionalidades a incluir en la plataforma ya que se trata de una responsabilidad que deja de recaer en el cliente y que por lo tanto se convierte en crítica dentro de la solución.

Costes de infraestructura

He dejado para el final el aspecto económico de este tipo de soluciones. Y lo he hecho a propósito ya que no se trata de una cuestión de evaluación de costes, si no de modelos de planteamiento de proyectos.

Las soluciones WiFi basadas en plataformas cloud ofrecen a los clientes un acercamiento mucho más cercano a modelos OPEX (costes operacionales) en vez de modelos CAPEX (costes de inversión) permitiendo por un lado un mayor control de la solución y su crecimiento y por otro una mejor entrada en los clientes.

Esto es debido a que el cliente no va a requerir de inversiones en hardware o software más allá que los propios APs y su licencia anual con lo que es muy sencillo predecir los costes de crecimiento que puede conllevar la solución.

Espero haberos dado algo de luz en este nuevo escenario que se abre en las soluciones WiFi profesionales y que desde luego ofrece una serie de funcionalidades y ventajas que debemos aprovechar al máximo. Y vosotros, ¿qué opináis de estas soluciones WiFi Cloud? ¿Os parecen un cambio importante o de momento lo veis como una solución para muy pocos escenarios?